Abdominoplastia

Abdominoplastia

La abdominoplastia es una operación que consiste en la extirpación del exceso de piel y grasa abdominal y en la corrección de la flaccidez muscular.

Esta situación de exceso de piel y relajación de la pared abdominal se suele dar en pacientes que han tenido aumento de peso y pérdida posterior o en mujeres que han tenido varios embarazos. La abdominoplastia consigue un abdomen más plano, más firme y una cintura más estrecha.

La intervención se realiza bajo anestesia general, practicándose una incisión por encima del vello pubiano que se prolonga hacia las caderas. Se libera la piel del abdomen y, si es preciso, se refuerzan con suturas los músculos abdominales. Se tracciona hacia abajo la piel sobrante y se extirpa.
Las cicatrices resultantes de una abdominoplastia dependen de la extensión del problema original y de la cirugía requerida para corregirlo. Quedando cicatrices alrededor del ombligo y en la parte baja del abdomen, situándose para que se puedan ocultar con la ropa interior.

La abdominoplastia dura alrededor de 3 horas, se realiza siempre en quirófano y genera uno o dos días de ingreso en clínica.
Después de la operación el paciente llevará una faja especial, reforzada con un vendaje, según cada paciente individual. Las cicatrices irán mejorando con el transcurso del tiempo. No obstante, en algunos casos es preciso realizar una revisión cicatricial con anestesia local.

Como posibles, aunque raras complicaciones, cabe mencionar la pérdida de vitalidad (necrosis) de la piel situada por encima del pubis que puede requerir un tratamiento postoperatorio más prolongado. Igualmente pueden aparecer seromas y/o hematomas que requieran evacuación

Esta cirugía plástica estaría indicada en aquellas personas que están preocupadas por la acumulación de grasa o exceso de piel en el abdomen que no mejora ni con dieta ni ejercicio físico. Es especialmente útil en mujeres que han tenido varios embarazos, tras los cuales la piel y músculos abdominales se han relajado y no han recuperado su tono inicial. También puede mejor la pérdida de elasticidad de la piel en gente mayor, situación frecuentemente asociada a una obesidad moderada. Aquellos pacientes que deban perder mucho peso deben posponer la cirugía, al igual que las pacientes que pretendan tener futuros embarazos, ya que durante la abdominoplastia se tensan los músculos verticales del abdomen y si hubiera nuevo embarazo podrían volver a relajarse.

La vuelta a la normalidad

Después de una abdominoplastia, algunas personas vuelven a su trabajo en unas 2 semanas, mientras que otras precisan 3 ó 4 semanas de reposo y recuperación. El ejercicio físico ayuda a recuperarse antes. No obstante, los ejercicios fuertes deben evitarse hasta que uno se sienta cómodo. Las cicatrices pueden dar el aspecto de empeorar durante los primeros 3 a 6 meses mientras están en periodo de curación; esto es normal. Hay que esperar entre 9 meses y 1 año para que la cicatriz se aplane y aclare. A pesar de que las cicatrices no desaparecerán nunca, estas no serán visibles, incluso cuando se lleve bikini o bañador.

¿Existen riesgos? ¿Hay garantías?

Siempre que se realiza una cirugía existen riegos, que le son informados con la entrega del consentimiento informado de este procedimiento en concreto.

Los resultados

La abdominoplastia, ya sea completa o mini-abdominoplastia, proporciona resultados excelentes en pacientes cuyos músculos abdominales están debilitados y poseen un exceso de piel y grasa. En la mayoría de los casos los resultados son definitivos, siempre y cuando se acompañe de una dieta equilibrada y ejercicio periódico. Si se es realista en las expectativas, capaz de tolerar la presencia de una cicatriz abdominal definitiva, aunque disimulable, sabiendo que hay un periodo de recuperación largo, la abdominoplastia puede que sea el procedimiento de elección.

SECPRE.ORG   ISAPS.ORG